GARAGE/30

Por SERGIO MONSALVO C.

GARAGE 30 (FOTO 1)

 SUDOR Y ENERGÍA PRIMIGENIA

En 1978, George Thorogood y sus Destroyers decidieron tocar en Wilmington, Delaware, un rhythm and blues rústico, áspero y auténtico. Thorogood con este grupo se volcó hacia los riffs básicos y sin tapujos.  Estudió hasta sus raíces las obras de músicos como Elmore James, John Lee Hooker y Chuck Berry, y las mezcló con otras de la tesitura de Hound Dog Taylor y Hank Williams. El resultado fue vibrante. La banda mostró que sabía obtener el máximo efecto con los medios más sencillos.

Todo el equipo que llevaban de gira cabía en una camioneta. No es de sorprender, por lo tanto, que al principio hayan optado por presentarse de manera exclusiva en bares, clubes y pequeños auditorios donde encontraron la mejor veta para explotar su música y el contacto que hacía tan vivo y eficaz a su sonido. Thorogood requería del marco íntimo para producir el fragor completo. El sax, los ritmos del 4×4, La velocidad frenética y el bottleneck son los elementos que  marcan los acentos.

Su recreación de materiales ajenos o temas propios demuestra algo: no son material para blandengues amantes del pop o ambiguos technos. Es música viril a la que se le puede oler el sudor y el whisky, el polvo en las botas y la ira esencial que se explaya en el rock and roll, el rockabilly o el rhythm and blues, con crímenes cantados sobre alguna oveja negra fuera de la ley. El electrizante Thorogood atiza el fuego y reinventa el canon, con un filo de hard blues que vierte su ruda energía en urgentes y violentas sacudidas.

GARAGE 30 (FOTO 2)

La escena punk de Los Ángeles, California, era mucho menos sociológica  y política que sus contrapartes londinenses y neoyorquinas. Los grupos participantes se interesaban más en los conocimientos musicales y en la técnica requerida. Entre ellos detacaban X, Black Flag, The Plugz y The Blasters. Una banda que se formó en 1979 por los hermanos Phil y Dave Alvin. Sus intereses estaban en la American Roots Music, es decir: rockabilly, rock temprano y rhythm and blues.

Dave Alvin, el guitarrista estaba trabajando en una cafetería de la carretera cuando se enteró que Johnny Rotten y él tenían la misma edad. Entonces decidió que debía tocar rock and roll y así lo hizo para conservar la cordura. Reunió a hermano y amigos en un garage abandonado y comenzaron a tocar. Desde entonces llama a su música roots eléctrico, porque toman todas las tradiciones de tal música y las tocan a través de amplificaciones. Son una especie de historiadores de la corriente.

En Los Ángeles se hicieron de un selecto grupo de fans, que también asistían a las discadas que hacía Dave en su casa, entre los que se encontraba el director de cine Walter Hill, quien pronto los llamó para colaborar con él, tocando y actuando, en la cinta Steets of Fire. Quentin Tarantino hizo lo propio tras escucharlos actuar en vivo y los incluyó en la película de culto From Dusk Till Down. La banda se mantuvo unida hasta 1986, fecha en que Dave decidió seguir una carrera como solista.

Goerge Thorogood y The Blasters reavivaron el fuego del garage con sus interpretaciones energéticas y sudorosas de las raíces rocanroleras.

VIDEO SUGERIDO: The Blasters – Marie Marie (Live at Farm Aid 1985), YouTube (Farm Aid)

GARAGE 30 (FOTO 3)

 

GARAGE 30 (REMATE)