WOLF BIERMANN

Por SERGIO MONSALVO C.

WOLF BIERMANN (FOTO 1)

IMPUGNADOR INDISOLUBLE

Wolf Biermann nació el 15 de noviembre de 1936 en Hamburgo. Su padre, un constructor de máquinas de los astilleros alemanes, fue encarcelado ese mismo año debido a su militancia comunista y murió en el campo de concentración de Auschwitz bajo el gobierno de Hitler. Wolf entonces se crió con su madre, igualmente una comunista activa.

A los 17 años, en 1953, en plena posguerra y por convicción propia se fue a vivir a Berlín del Este, sector controlado entonces por los soviéticos, donde llevó a cabo estudios de economía política y de teatro, bajo la influencia de Bertolt Brecht. Trabajó un par de años como asistente de dirección en el grupo de arte dramático Berliner Ensemble y en los siguientes se dio tiempo para estudiar y terminar las carreras de Filosofía y Matemáticas.

Alrededor de 1960, comenzó a escribir y presentar sus propias canciones de protesta. Un año después fundó el Teatro Berlinés para Obreros y Estudiantes en Prenzlauerberg, con el que ensayó su obra Berliner Brautgang. Fue el tiempo en que comenzó la construcción del Muro de Berlín que dividiría  simbólicamente al mundo en dos. Como ciudadano de la RDA (Alemania del Este) sus actividades culturales le fueron prohibidas terminantemente, una por una, en 1965, porque, como explicaron los voceros gubernamentales, “eran contrarias a los intereses del Estado”.

Tras la publicación de su primer libro de poesía y canciones, Die Drahtharfe (El arpa de alambre, 1965), Biermann se tornó objeto de discusión del XI Congreso Central del Partido Socialista Unificado de la RDA. Ahí y en la prensa oficial se le acusó de “escepticismo” y de “comportamiento pequeñoburgués y anarquista”. Fue vetado para cualquier presentación pública. A pesar de ello, siguió participando en la vida política y artística de Alemania Oriental de forma clandestina.

La presión sobre él se acrecentó aún más después de la manifestación que encabezó contra la participación de las tropas de la RDA en la invasión soviética a Checoslovaquia en 1968.  Biermann se mantuvo así como un opositor socialista y “enemigo público reconocido por el Estado”. En la RDA sus libros y discos circulaban secretamente, pues cantar o enseñar sus canciones era penado hasta con la expulsión de la universidad.

La única obra de teatro presentada por Biermann hasta la fecha es Der Dra-Dra, estrenada en 1971, con una trama a la manera de cuento legendario enlazada por medio de baladas, cuyas metáforas el autor dejó muy claras: “El dragón es el símbolo del poder parasitario, de la explotación, la arbitrariedad y el terror contrarrevolucionario”.  La lucha contra este dragón, dónde y como quiera que se ponga de manifiesto, será el objetivo de Biermann, cuyas armas son la canción, el poema y el teatro.

WOLF BIERMANN (FOTO 2)

En noviembre de 1976, Wolf Biermann recibió el permiso de salida del gobierno de la RDA para realizar una gira de conciertos en la Alemania Occidental. Justo después de su primera presentación en Colonia, aquella le retiró la ciudadanía y le comunicó su expulsión del país. La acción desencadenó una intensa ola de solidaridad con el poeta en ambas Alemanias.

A las manifestaciones callejeras en la RDA se les reprimió y sus integrantes fueron encarcelados. El partido oficial impuso penas a los inconformes. La expulsión de Biermann inició una evacuación intelectual de la Alemania Oriental que evocó los tiempos más sombríos de la Alemania nazi.

Biermann, mientras tanto, continuó con su labor poética y de cantautor comprometido con las luchas sociales en Berlín del Oeste. En noviembre de 1989,  Gorbachov avalaba la caída del Muro.

Desde entonces, el autor ha escrito más de una decena de libros de poesía y canciones, libros para niños, traducciones de ensayos políticos y discos como cantautor. Recibió en 1991 el mayor galardón literario de su país, el Premio Georg Büchner. La Academia Alemana de Lengua y Poesía destacó en él al “poeta valiente” y al “creador de una nueva prosa”. Reconocimiento apenas elemental para un auténtico símbolo de la época: la que va del comienzo de la Guerra Fría a la caída del Muro de Berlín. El sello de la Smithsonian Institution reeditó su legendario álbum doble de 1968, Eric Bentley: Songs & Poems of Wolf Biermann yde ahí en adelante distribuiría él mismo sus discos a través de la compañía recién creada por él, la Lieder Produktion Altona. Un indie cultural de la política, la poesía y la canción de autor.

Ahora, ya como el máximo premio literario de su país, ha continuado congruentemente con su actitud crítica hacia el sistema. El mismo Biermann, que durante muchos años se constituyó él solo en una especie de partido de oposición en la RDA. Biermann, poeta que con cuyas palabras y cantos, contribuyó también a destrozar el Muro.

VIDEO SUGERIDO: Wolf Biermann – Ermutigung, YouTube (moralapostel47)

WOLF BIERMANN (FOTO 3)

Exlibris 3 - kopie

BOUND FOR GLORY

Por SERGIO MONSALVO C.

SENDEROS FOTO 1

 (WOODY GUTHRIE)

El aspecto famélico de Woody Guthrie representaba la crisis concreta en la que los Estados Unidos, su país, estaba sumido durante la Gran Depresión y con él recorrió todo aquel territorio a bordo de interminables trenes de carga o caminando por sus polvorientas carreteras.

Guthrie fue un tipo noctámbulo, bohemio y desordenado. Quiso ingresar al Partido Comunista de la Unión Americana, pero sus posturas heterodoxas y nada dogmáticas no se lo permitieron, aunque siempre estuvo ligado a él.

En más de un millar de canciones contó cuanto vio, vivió y pensó a lo largo de su agitada vida. Fue el primer cantautor contemporáneo en el amplio sentido que hoy le damos, un artista que por regla general es autor de la letra y la música de sus canciones, en las cuales incorpora temáticas sociales, políticas, personales y filosóficas, es decir un género que aborda cualquier tipo de temática. Fue producto de una larga tradición proveniente de la cultura europea (Lawrence Sterne, James Joyce).

Woody Guthrie nació en 1912 en Oklahoma y desde siempre se le consideró un cantante de protesta por su fuerte compromiso político y social de izquierda. Fue continuador de una labor emprendida por el inmigrante anarco sindicalista sueco Joe Hill, creador de tal género musical en la Unión Americana.

Utilizó la canción como modo de lucha y difusión de consignas políticas y reivindicaciones sociales y por su activismo sindicalista fue condenado a muerte.

Guthrie prosiguió lo emprendido por Joe Hill, pero también fue más allá con su obra. Hizo canciones contra la guerra y el desempleo, cantó a favor de los obreros y de los vagabundos, recuperó las historias de los bandidos generosos y también la de los anarquistas asesinados por el Estado.

En su guitarra escribió la frase “Esta máquina mata fascistas”. Pero también cantó con su voz rasposa a los niños, a los viejos y a la naturaleza.

Mientras haya naufragios, desastres, tornados, huracanes, linchamientos, precios altos y salarios bajos; mientras existan los policías corruptos y que combatan a los huelguistas, las canciones y las baladas del pueblo seguirán adelante”, dijo en su autobiografía Bound for Glory (Con destino a la gloria, según su traducción al español). En ella relató su vida desde que nació hasta 1942 y cómo se convirtió en escritor de canciones y cantante de folk y luego de country.

En Bound for Glory, Guthrie describió sus viajes a través de los Estados Unidos como un hobo –la subcultura de la gente sin techo— a bordo de los ferrocarriles durante la época de la Depresión y del llamado Dust Bowl, aquella tormenta de arena y sequía que duró varios años y obligó la emigración de campesinos en busca de trabajo hacia California.

VIDEO SUGERIDO:  Woody Guthrie – This Land Is Your land, YouTube ( wildlife and music and some comedy)

Él observó  y vivió en carne propia los sufrimientos y las penalidades de los desplazados y las describió en sus canciones.

Woody Guthrie fue un prolífico escritor de canciones y de prosa diversa y de poesía que estuvo mucho tiempo inédita. Al conocer todos estos pormenores durante las sesiones de grabación para el Congreso estadounidense de American Folksong and Folklore en 1942, el importante etnomusicólogo Alan Lomax –considerado uno de los grandes recopiladores de cantos populares del siglo XX— le sugirió a Guthrie que escribiera su biografía.

Bound for Glory apareció por primera vez en 1943 en una edición de E. P. Dutton Publisher, un sello independiente fundado en 1852 que desde entonces no ha parado de reeditar la autobiografía de Guthrie para varias generaciones.

Woody Guthrie

La lectura de un libro valioso debe conectar con otros semejantes e influir en muchas otras cosas. Bound for Glory conduce en la literatura a The Grapes of Wrath (Las uvas de la ira), una novela del premio Nobel John Steinbeck, y a On the Road de Jack Kerouac, entre otras.

En el cine lleva a la adaptación que hizo Hal Ashby con título homónimo y con David Carradine como protagonista; en la fotografía a la obra de Dorothea Lange, en la danza a las Dust Bowl Ballads coreografiadas por Martha Graham.

En la música Woody Guthrie ha sido influencia de los cantantes de protesta desde Pete Seeger hasta Joan Baez  pasando por Phil Ochs.

En 1959 a Harry Weber, un estudiante de la Universidad de Minnesota, le presentaron a un tal Robert Zimmerman, que había abandonado los estudios recientemente para intentar realizar sus sueños de convertirse en un músico de rock and roll como Little Richard, su ídolo.

Zimmerman quedó fascinado por la colección de libros de cantantes folk que tenía Harry y le pidió prestados dos de ellos, uno era Bound for Glory de Woody Guthrie.

La primera vez que se le vio en público después de aquello fue seis semanas más tarde. Zimmerman llevaba una guitarra acústica y se había reinventado a sí mismo como cantante de folk llamándose ahora Bob Dylan y quería irse a Nueva York. Huelga decir que nunca le devolvió los libros.

Guthrie murió en octubre de 1967 pero su legado dentro del rock ha permanecido tan fresco como el primer momento en que Dylan lo presentó a una nueva generación.

Y ésta supo que el nuevo rock ahora era posible porque Guthrie había sabido llegarle a la gente con la música hablándole de sus problemas, de sus esperanzas y de sus luchas.

Desde entonces la lista de quienes le han rendido tributo no ha parado de crecer: Byrds, Donovan, Bruce Springsteen, U2, Klezmatics, Wilco, Anti-Flag, Meat Puppets, etcétera. Guthrie entró en el Salón de la Fama del Rock en 1988.

 VIDEO SUGERIDO: Mungo Jerry – Dust Pneumonia Blues, YouTube (Mungo Jerry)

SENDEROS FOTO 3

 

Exlibris 3 - kopie