“PERSONAL JESUS”

Por SERGIO MONSALVO C.

PERSONAL JESUS (FOTO 1)

(VERSIÓN DE JOHNNY CASH)

Your Own/ Personal/ Jesus…

Yo duermo del lado derecho. Ella del izquierdo.

Esta vez me quedé con los audífonos puestos.

Escucho la voz que me habla desde el fin de la existencia.

De repente todo desaparece. Ya no oigo la música.

El silencio. Sólo el silencio y yo. Sólo yo en el silencio.

¿A dónde se fue la música, la voz cascada por la existencia?

La pregunta rebota en el eco de mi mente. En la oscuridad.

Desasosiego. Sé que tengo abiertos los ojos, pero no veo nada.

Comienzo a caminar con los brazos extendidos hacia el frente.

Las manos abiertas.

Siento la negrura rodeándome. Es espesa. Sorda. Muda.

Surge allá, lejos, la intención de un horizonte. Sí, hay algo.

Voy hacia ello con paso lento hasta que se denota por completo la forma.

Me encuentro en un túnel y ahí está la salida. Es un semicírculo perfecto.

Su resplandor es invernal, brumoso, un tanto sucio. Tengo que llegar a él.

Sin embargo, entre más rápido camino más se aleja. Acelero y se encoge.

Angustia. Quiero avanzar y no puedo. Parece como si estuviera en una banda continua.

Voy hacia atrás entre más intento ir hacia adelante. La salida se hace pequeña, pequeña. Desaparece.

Otra vez la oscuridad. Estoy cansado. Me detengo a respirar. Me ahogo.

Una risa burlona me corta la aspiración. Mantengo inmóvil mi cuerpo.

¿Oí algo? ¿De verdad escuché la risotada? La negrura permanece mustia, callada. ¿Lo imaginé?

La mano que se posa firme y fugazmente me responde. Otra risita socarrona.

¿Es un tipo? No lo sé con seguridad.

El fuerte latido de mis sienes no me deja atender con claridad.

Sé que tengo miedo. El mayor que haya sentido en mi vida. El peor de todos: el miedo a lo desconocido.

Ya no estoy solo, sino acompañado por eso que está jugando conmigo.

La mano se posa de nueva cuenta y yo lanzo el grito que nunca pensé poder emitir. Es el grito de un yo ignoto, primitivo. Ese grito me ensordece y por alguna causa me pone de vuelta en el túnel y vislumbro otra vez la salida.

Corro hacia ella, pero estoy consciente de que ese algo me puede ver a contraluz y decido pegarme a una de las paredes. Pero conforme intento acercarme ésta se aleja. Estoy otra vez en la oscuridad. Presiento que “eso” está detrás de mí. Volteo y el Miedo ya tiene forma. Es una especie de arlequín picassiano, extraído de una pintura, sin contornos redondos. Puras líneas que integran ¿un cuerpo? Con pequeños cuadrados. Es totalmente negro, acerino, como hecho de obsidianas. La cabeza es un gran rombo y en medio suyo el brillo rojizo de una mirada. Desaparece con otra risita chocante. Sólo un instante me dejó verlo. Para que lo grabara en mi memoria, en mis huesos. Intento recargarme en algo. No puedo sostenerme de pie. Cuando estiro los brazos atravieso una pared que no veo, pero intuyo. Estoy ahora en el fondo de un pozo profundo, pero por alguna causa hay cierta luz grisácea, enferma. Es un sitio redondo de dos metros de circunferencia. Volteo hacia arriba y no veo nada. El resplandor opaco puede salir de las piedras mismas. Intento escalarlas aunque sé que es inútil. Siento una gran tristeza. Estoy consciente de agitada respiración, de esa presencia, del hueco en mi estómago, de mi soledad. Por primera vez pienso en serio en la muerte.

Someone to hear you’re prayers/

Someone who cares…

Ella me platica después, al despertar, que estaba en una habitación cerrada. Se mira dormir plácida, tranquilamente. De repente, irrumpen sin abrir la puerta dos espantajos entre murmullos de malevolencia. La miran y se dirigen hacia la parte del cuarto en que guarda sus tesoros, lo que más quiere en la vida. Las apariciones le muestran lo que harán con ello. No puede moverse. Está paralizada y observando cómo dañarán sus querencias, su propia existencia. Llora. Pero en medio de su angustia se acuerda que alguien le dijo, o leyó, que algunas palabras sirven para estas cosas. Ella nunca las ha dicho ni se sabe ninguna. Sin embargo, de su boca empiezan a brotar una tras otra, las fundamentales. Con los ojos cerrados, con los puños apretados, deja salir las palabras de manera firme y clara, convencida de cada una de ellas. Al abrir los ojos los demonios han desaparecido. Cuando me lo cuenta está muy sorprendida. Salvó todo lo suyo con una letanía que no conocía. Yo no tengo nada que decirle, excepto que Johnny Cash murió anoche, mientras dormíamos.

Exlibris 3 - kopie