68 revoluciones por minuto (rpm)/1

Por SERGIO MONSALVO C.

68 RPM 1 (FOTO 1)

 El de 1968 fue declarado oficialmente por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el Año Internacional de los Derechos Humanos. Fue una año bisiesto. Sin embargo, para la historia social del mundo y para su memoria fue el año de la revuelta. Ésta se dio por doquier, con resultados ambivalentes en sus diversos escenarios. Dicha circunstancia tuvo en la música su pulso y su sonoridad, su soundtrack: 68 revoluciones por minuto (rpm).

El profesor británico Tony Judt (Londres, 1948-Nueva York, 2010), el más reconocido historiador del siglo XX a nivel mundial, escribió lo siguiente en su libro Postguerra: “El contenido de la música popular en aquellos años era muy importante, pero su estética contaba aún más. En los sesenta la gente prestaba una atención especial al estilo. La novedad de la época fue que éste podía sustituir directamente al contenido. Se trataba de una música que se rebelaba en su tono, se amotinaba. La música, por decirlo así, protestaba por uno”.

Por su parte, Hector Zazou, el artista de la vanguardia y la experimentación tanto de la música como del performance y del video, además de partícipe del mayo francés del 68, reflexionó en uno de sus libros sobre la estética sonora: “Cuando yo era adolescente, igual que mis amigos universitarios, escuchábamos el rock y lo cantábamos fuerte en nuestras barricadas callejeras. Desde entonces he oído nuevos discos durante décadas, sin olvidar aquellos temas, y nunca dejo de preguntarme lo mismo: ¿Qué hay tan fuerte, tan auténtico, en la música de los años sesenta para que se puedan sentir aún hoy sus grandes ecos?”.

La respuesta a esa pregunta es que no hay movimiento alguno sin banda sonora, sin soundtrack. Es decir, ninguna corriente sociopolítica, ninguna acción cultural, ningún levantamiento de voz en el ámbito que sea tendrá significancia o trascendencia si no es acompañado, envuelto y avalado por una música característica.

Los discos que a la postre serían clásicos y emblemáticos de ese año de definiciones, estilos, creación de géneros, corrientes, movimientos y revoluciones grandes y pequeñas hicieron de dicho lapso en el tiempo un hecho histórico irrepetible, el cual comenzó en enero con dos buenas noticias: el segundo trasplante satisfactorio de corazón humano realizado en Sudáfrica y en Checoeslovaquia el inicio de La Primavera de Praga. La revuelta brotaría aquí, allá y en todas partes en el mundo durante los siguiente meses. La sonoridad de aquellos días aún reverbera en la bitácora humana.

68 RPM 1 (FOTO 2)

ANTHEM OF THE SUN (1)

GRATEFUL DEAD

(Warner Brothers)

El segundo L.P. de Grateful Dead, Anthem of the Sun, sería un pastiche aural con numerosas fuentes estéticas que pusieron a la improvisación (psicodélica) como fin y como medio. La insatisfacción generalizada de los miembros del grupo con su debut discográfico de 1967 impulsó la búsqueda de un método de trabajo que yuxtapuso refinadamente los inspirados momentos de las actuaciones en vivo con el trabajo de estudio.

En tal mixología ácida incorporaron a su carisma y conceptualización a Robert Hunter como letrista; a Mickey Hart como segundo percusionista; las enseñanzas de John Cage y el uso de un variado instrumental alternativo, todo lo cual matizó la experimentación musical de sus largas jams y canciones hipnóticas. Este disco “es un producto de las alucinaciones”, diría al respecto Jerry García, el líder de esta banda de San Francisco.

68 RPM 1 (FOTO 3)

Personal: Jerry García, guitarra principal, guitarra acústica, kazoo, voz; Bob Weir, guitarra rítmica, guitarra de 12 cuerdas, guitarra acústica, kazoo, coros; Ron “Pigpen” McKernan, órgano, celesta, claves, coros; Phil Lesh, bajo, trompeta, harpsicordio, kazoo, piano, timpani, coros; Bill Kreutzmann, batería, percusiones, gong, campanas, crótalos, piano preparado, címbalos; Mickey Hart, batería, percusiones, gong, campanas, crótalos, piano preparado, címbalos, y Tom Constanten, piano preparado, piano y grabaciones electrónicas. Portada: “Anthem”, ilustración de Bill Walker.

Grateful Dead – Alligator 1968-01-22, YouTube (AlligatorWhine)

Graffiti: “Olvídense de todo lo que han aprendido. Comiencen a soñar”