EL BLUES DE LUZ

20180322_131704

Por SERGIO MONSALVO C.

Tonta no era y se llamaba Luz. No, su problema era otro: la fealdad absoluta. Sí, ya sé, lo absoluto no existe, pero en este caso la metafísica hizo una excepción, la que confirmaba la regla.

Tenía conocimientos firmes y variados y le interesaban muchas cosas. Sin embargo, lo que más íntimamente deseaba, y que con certeza nunca llegaría a conseguir, era al hombre de sus sueños.  Su fealdad la reprimía, la acobardaba, la intimidaba.

El tipo, el objeto concreto de sus fantasías, ni idea tenía de ser su romeo. Vivía tranquilo, sin echarle un lazo ni mirada alguna. Ella, resignada a su suerte en las lides amorosas, canalizó sus ímpetus hacia otro lado.

Desde los primeros años de adolescente, se había acostumbrado a ser la depositaria de las confianzas de amigas, vecinas y aun de personas mayores, que considerando la fealdad de Luz como una coraza inexpugnable creían, sin dudarlo, que ésta no las defraudaría.

Nadie solicitaba su consejo. Sólo la utilizaban como recipiente de penas, chismes, rumores y cuitas amorosas. Jamás le preguntó alguien por las suyas, ¿para qué? Conforme con su destino aprendió a escuchar y un buen día decidió sacar provecho de la gran cantidad de dramas y tragedias de las que tenía conocimiento y optó por escribirlas.

En una especie de diario fue acumulando las historias grandes y pequeñas.  Cambiaba los nombres y un poco el entorno para no traicionar ni perjudicar a los inocentes. Así, pasaron los años y el número de anécdotas vivenciales se elevó considerablemente.

Cansada de la repetición de algunas comenzó a sustituir detalles, luego hechos. Modificó vidas, corrigió injusticias, cometió otras, según el humor en que estuviera. De pronto, tuvo un mundo particular del que entraba y salía a voluntad. Cambió trozos enteros de existencia ajena al libre albedrío de su imaginación.

De esta manera, llegó el momento en que se sintió Dios (Diosa, para ser correctos con el espíritu de los tiempos). Creó un universo a su imagen y semejanza y todo se vio feo desde que se hizo la luz.

 

Cartapacio ExLibris