TRÍPTICO

Por SERGIO MONSALVO C.

TRÍPTICO (FOTO 1)

 (CRÓNICA)

 I

Al hostal desconocido

de focos esmerilados

juntos entramos turbados

Fiero avatar vencido

besé su boca rendido

Rumor de carne desnuda

sin el disfraz que escuda

mantuvo el tiempo vivo

bajo el manto esquivo

de su virgen testaruda

II

Una vez salvadas las enconadas reticencias de su parte, nos encaminamos a cualquier refugio que descubriéramos a nuestro paso. El albergue escogido resultó un portento en la decoración con sus lámparas pulidas. Decididos y con la emoción bullente, traspasamos el umbral de semejante posada. Instalados en el aposento lo primero que hice fue imprimirle mis labios con pasión. Despojados del ropaje que nos incomodaba, hicimos el amor con fruición y alargando el momento del disfrute. Atrás quedó finalmente el empecinado fardo de una castidad prolongada quizá por demasiado tiempo.

III

A la morra me la tuve que trabajar grueso, con pura verba. Aflojó, pero tuve que tirarle un rollazo para que prextara. De volada le camellamos al cinco letras. Íbamos más turbados que ayer. Le caímos a uno bien chido. Con unos colgajos muy acá, me cae. La chava nel que se arrugara. Apoquiné una luz pa’l cuarto, y papas a lo nuestro. Órale, que me le dejo ir. Chiquita no me la acababa. Kikoretes y agasajada. Fuera trapos y a darle. Estuvimos picando rico. Date color que la chava era todavía quintonil y un buen de virginia. No, hijo, me cae que sólo me faltó ponérmele a rezar, neta.

 

Exlibris 3 - kopie